Artritis Séptica

ARTRITIS SÉPTICA

Artritis Séptica

Introducción

La artritis séptica es una reacción inflamatoria del espacio articular secundario a la colonización de la cavidad articular por un germen; puede presentarse como consecuencia de inoculación directa, diseminación hematógena, infecciones concomitantes o por extensión de una osteomielitis. Cualquier microorganismo tiene la potencialidad de causar artritis séptica, sin embargo, es causada comúnmente por patógenos no gonocócicos (especies de Staphylococcus) en el 80%. Las partes del cuerpo con mayor afección son rodilla (50%), cadera, hombro, codo y muñeca. También hay predisposición ante el consumo de drogas intravenosas, estas se asocian con infección por Pseudomona aeruginosa en localizaciones poco frecuentes, tales como: articulación sacroiliaca y la esternoclavicular. El foco más frecuente en el que la artritis séptica sigue una osteomielitis aguda se ubica en la porción proximal del fémur y la cadera.

Patologia

El desencadenante habitual es una infección hematógena que se deposita en la membrana sinovial; Hay una reacción inflamatoria aguda con un exudado seroso o seropurulento y un aumento del líquido sinovial. A medida que aparece pus en la articulación, el cartílago articular se erosiona y destruye, por las enzimas bacterianas y enzimas proteolíticas liberadas de las células sinoviales. En los lactantes, toda la epífisis, que todavía es en gran parte cartilaginosa, puede sufrir daños graves; En niños mayores, la oclusión vascular puede provocar necrosis del hueso epifisario. En adultos se limitan al cartílago articular, pero en casos tardíos puede haber una erosión extensa. Si la infección no se trata, se extenderá al hueso subyacente o saldrá de la articulación para formar abscesos.

 

Clinica

Ningún síntoma es específico de artritis séptica. Estos se presentan generalmente en un periodo comprendido entre 1 y 2 semanas, sin embargo algunos factores como la presencia de organismos de baja virulencia, infección por Mycobaterias o prótesis pueden retrasar la presentación. Los principales síntomas sondolor articular constante (85%); inflamación (78%); la fiebre (57%), escalofríos (27%) y enrojecimiento o rigidez articular (27%). La inflamación episódica se da en la sífilis, enfermedad de Lyme y la artritis reactiva posterior a infecciones entéricas y Chlamydia. La inflamación poliartricular ocurre como una reacción inmunológica durante la endocarditis, fiebre reumática, hepatitis B aguda e infección diseminada por Neisseria. Las infecciones por bacterias y virus usualmente afectan múltiples articulaciones.

 

  • IMAGEN
  • Radiografía: Se solicitan proyecciones AP y lateral. Inicialmente muestra inflamación de tejidos blandos periarticulares y distención de la capsula articular; con mayor evolución se observa disminución del espacio interarticular y erosiones óseas (mal pronóstico).
  • Tomografía computarizada: Útil para visualizar edema local, erosión ósea, focos osteolíticos y esclerosis
  • Ultrasonido: Útil para detectar derrame articular y colecciones en tejidos blandos circundantes.
  • Resonancia Magnética: Indicado en sospecha de osteomielitis. (sensibilidad 100% y especificidad 75%)
  • Gammagrafía con tecnecio 99: Útil para detectar áreas localizadas de infección.

 

Diagnóstico

Se debe realizar hemograma completo con diferencial, velocidad de eritrosedimentacion (VES) y proteína C reactiva (PCR). Es importante recalcar que las pruebas son sensibles pero poco específicas. Si existe sospecha de afección por gonococo además del cultivo del líquido sinovial se deben obtener hemocultivo, cultivos de faringe, uretra y cérvix.

  • Liquido sinovial: esencial para el diagnóstico y tratamiento, se debe tomar previo a iniciar tratamiento antibiótico.

Los niveles de glucosa son bajos y las proteínas se pueden encontrar elevadas.

Reacción en cadena de polimerasa: ayuda a aislar organismos menos comunes (Borrelia sp, Kingella kingae y anaerobios).

 

Diagnostico diferencial

Algunos por mencionar son: Fiebre reumática, Bursitis,  Artropatía por cristales, Hemartrosis, Artritis reumatoide juvenil

Enfermedad de Lyme Inicio indolente, Artritis reumatoide.

 

Tratamiento

Antibióticoterapia empírica basado en la sospecha del patógeno en conjunto con la remoción del material purulento. Cualquier retraso en el inicio puede desembocar en destrucción articular irreversible y aumento de mortalidad. Con la curación puede haber: (1) resolución completa y retorno a la normalidad; (2) pérdida parcial de cartílago y fibrosis articular; (3) pérdida de cartílago articular y anquilosis ósea; o (4) destrucción ósea y deformidad permanente.

 

Conclusión

La artritis séptica continúa siendo un gran reto para los médicos debido al aumento de resistencias antibióticas de ciertos microorganismos. El diagnóstico oportuno y adecuado tratamiento, reduce significativamente la morbimortalidad.

El análisis del líquido sinovial es mandatario para el diagnóstico. El inicio de antibioticoterapia de amplio espectro debe ser de inmediato, hasta tener el patógeno causante y antibiograma.

 








BIBLIOGRAFÍA

  1. Blom, A., Warwick, D., Whitehouse, M., & Solomon, L. (2018). Chapter 2: Infection. Apley & Solomon’s system of orthopaedics and trauma. Boca Raton, Fl: Crc Press.
  2. Calvo Vásquez, J., & Cruz González, L. (n.d.). Retrieved from https://www.medigraphic.com/pdfs/revmedcoscen/rmc-2013/rmc131h.pdf
  3. Sinergia, R. (2017). REVISTA MEDICA SINERGIA ARTRITIS SEPTICA. 2, 22–25. Retrieved from https://www.medigraphic.com/pdfs/sinergia/rms-2017/rms171d.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *